Sabemos que los objetivos raramente se cumplen, como el déficit, los programas electorales o las mismas promesas de año nuevo. Ahora mismo, día 31 de diciembre, último día del año 2015, nos parece que mañana empieza todo de nuevo, que todo será diferente, que el contador se pone a 0 y volvemos a empezar. Mañana es viernes, el cielo seguirá siendo azul, es festivo, tendrás resaca y nada será diferente, a no ser que hagas algo para que así sea. 

Este hermoso 2015 ha sido un año fantástico para nosotros, lo puedo resumir y lo digo en primera persona porqué es una opinión completamente personal, lo resumo en 3 fantásticas lecciones que te pueden ayudar a mejorar y a ser aún más feliz en este prometedor 2016:

  1.  Empieza a hacer lo que te dé la gana: si no sabes qué es, descúbrelo y hazlo. Olvida los pretextos, deja de autoboicotearte y simplemente hazlo. 
  2. Arriésgate: Probablemente sea necesario para hacer lo primero, así que hazlo. Es hora de tomar algún riesgo en esta vida. Si pierdes, habrás aprendido algo, si ganas, conseguirás lo que querías. En realidad nunca estarás perdiendo nada.
  3. Viaja: Sé que es muy fácil decirlo, pero es la mejor inversión, la mejor experiencia. El mundo necesita que te abras la mente y la única forma de hacerlo es conociendo otras culturas y formas de hacer las cosas. Si no tienes dinero, ahorra y vete. Busca la forma de hacerlo, ese viaje valdrá mucho más que el precio que pagues. 

Feliz año. De verdad.

Foto: Yo, descubriendo el sabor del helado de té verde en Japón - noviembre 2015.